domingo, 8 de junio de 2008

PARA QUITAR EL MAL DE OJO

PARA QUIENES TENGAN CERCA EL MAR
Métete en el agua mirando al frente, con siete piedras blancas en tus manos, hasta que el agua te llegue a la rodilla. Entonces, da una vuelta completa sobre tu eje en el sentido de las agujas del reloj. Pasa las piedras por el pecho y tira una de ellas hacia el horizonte. Camina un poco más adentro y repítelo hasta que hayas lanzado todas las piedras y el agua te llegue al cuello.
Entonces, mete la cabeza en el agua y luego sales del agua caminando hacia atrás, sin dar la espalda al mar, y te haces tres cruces en la cabeza.
Este ritual se puede hacer solo o en compaía de familiares, amigos o tu pareja.

PARA QUIENES NO TENGAN CERCA EL MAR
Coger una fotografía de la persona que pensamos que tiene mal de ojo (lo pensemos de nosotr@s o lo pensemos de algun famliar), mojamos la foto en aceite de oliva y la envolvemos en papel de pergamino.
Entonces clavamos encima tres alfileres de cabeza blanca en fla y se mete bajo una campana metálica. Se debe colocar en un lugar alto y donde no llegue la luz, como p. ej. dentro de un armario.
Guárdalo un tiempo. Cuando decidas deshacerte de él, al levantar la campana da tantos toques como días lo has tenido tapado. Tira el paquete al fuego para purificarlo, o al mar, pero asegurándote que no queda en la orilla.

Para protegerse de males de ojo, lo mejor es ser personas positivas en la medida de lo posible, porque muchas veces lo que nos llega es simplemente la energía negativa de alguna persona que nos tiene ojeriza. También podemos hacer los cuernos cuando esa persona tan negativa vaya a pasar a nuestro lado, pero hay que hacerlos de forma que no lo vaya a ver esta persona, por ejemplo, con la mano baja, y siempre apuntándole, para rechazar esa negatividad.
Así que ya sabéis: para rechazar mal de ojo, lo mejor es la alegría (dentro de lo posible, por supuesto).